Los jugadores de fútbol, algo más que simples aficionados al poker