Omaha: Posibilidades de Conseguir una Mano Ganadora

Escalera

Las probabilidades de poder formar una mano que sea ganadora en Omaha son diferentes a las que se tendrían en Texas Hold’em, siendo necesario saber dichas diferencias de probabilidad.

Este artículo pretende ayudar a los jugadores provenientes del Texas Hold’em y que deciden comenzar a jugar a Omaha para facilitarles el cambio evitando los cálculos erróneos que muchos de ellos realizan.

La mayoría de jugadores que conocen el Texas Hold’em saben cómo calcular las posibilidades de conseguir, de forma que al cambiar a Omaha deben cerciorarse del cambio de probabilidades de que salga alguna de las cartas necesarias para formar una mano ganadora.

Si un jugador está antes un proyecto que puede ser completado con 20 cartas diferentes, un jugador normal de Hold’em calcularía que tiene un 80% de posibilidades de victoria de forma que jugaría de forma más agresiva ante las altas probabilidades.

El jugador no observaría que sus opciones reales son menores y se jugaría todo su dinero ante la alta posibilidad de conseguir el bote pensando en las ganancias que podría conseguir con dicha victoria.

Un jugador de poker más astuto y experto que conoce las probabilidades relativas al Poker Texas Hold’em perfectamente realizaría la siguiente fórmula: (20*4) – (20-8), lo que equivaldría a un 68%.

Al jugar Omaha no se pueden contar los Outs, cartas que todavía no han salido y que completarían nuestra mano, tal y como se haría en el Hold’em creyendo que el resultado es exacto o muy aproximado si no se quiere tener ninguna sorpresa negativa.

Si el jugador contrincante solo tuviese una pareja, al jugar contra nuestro proyecto con 20 cartas ganadoras posibles, nuestras posibilidades de victoria estarían en un 73%, una cantidad bastante alta.

En cambio si el contrario formase un trío con sus cartas y una de las comunitarias, las posibilidades de victoria bajarían de forma radical siendo de tan solo un 54%.

Si tienes en cuenta otros jugadores con posibilidades de proyectos superiores al tuyo o con cartas que completarían tu proyecto, las probabilidades de llevarse el bote caerían estrepitosamente ofreciendo pocas opciones de victoria.

En una mesa de Omaha con 9 jugadores, serían 36 las cartas que han sido repartidas en el preflop, antes de comenzar a mostrar las cartas comunitarias, de forma que es realmente posible que las cartas necesarias para completar el proyecto estén en poder de otro jugador.

Esto no significa que el proyecto que tengas en la mano sea débil, sino que hay que tener en cuenta que el proyecto con más posibilidades de salir puede ser dominado muchas veces por una mano relativamente fuerte. Hay que tener en cuenta que en Omaha es más fácil conseguir parejas y tríos que en Texas Hold’em.

Al venir de un juego diferente, suele ser necesario dar un paso atrás y volver a repasar las opciones y probabilidades que existen en Omaha para evitar la falsa confianza que puede ofrecer el conocimiento de estas en el Hold’em y la pérdida de dinero.

Es conveniente conocer que en Omaha, al contrario que en el Hold’em, tener un proyecto con numerosas opciones de ser completado con frecuencia es una jugada muy peligrosa ya que independiente de la apariencia de conseguir una mano fuerte se puede perder la partida.

El juego depende más de la suerte ya que las probabilidades de victoria o derrota son menos extremas en Omaha. El juego de Omaha no es para los débiles ya que muchas veces es necesario ser agresivo en algunas manos sin claro ganador para poder conseguir beneficios.

Los mejores jugadores de Omaha saben que muchas veces es necesario apostar todas las fichas aunque el porcentaje de victoria esté 60% contra 40%, debido a que tirar las cartas si las apuestas no son desproporcionadas podría ser peor estrategia a largo plazo que aceptar dichas apuestas.

Omaha no es un juego de poker para jugar a la defensiva después del flop, es un juego en el que se deben aceptar más apuestas y arriesgar más que en Texas Hold’em. Si tienes un estilo de juego “tight” Omaha no es el juego más conveniente ya que sería muy difícil poder conseguir beneficios y estos solo podrían venir tras mucho tiempo jugando.

Si estás dispuesto a jugar manos ajustadas contra jugadores que apuestan de forma continua, es posible que Omaha sea el juego que mejor se ajuste a tus expectativas. Conoce los secretos de este tipo de poker y disfruta con él.

Últimos blogs »